agua 2

El ciclo del agua. Estudiando la proporción de isótopos de hidrógeno en el agua de lluvia, ríos y atmósfera se pudo concluir una estimación global del ciclo del agua. El 83% de la evaporación mundial proviene de los océanos (17% de los continentes) y de la cantidad de lluvia global el 77% cae sobre los océanos (13% sobre los continentes). El 64% del agua que cae en los continentes se libera mediante la transpiración de las plantas y el 36% escurre en el subsuelo y arroyos. De este este valor el 6% se evapora del suelo, el 3% se evapora de espejos de agua y el 27% cae directamente sobre las plantas y se evapora (proceso llamado intercepción). Estos valores indican que el ciclo del agua y el suelo están algo separados, lo cual es importante porque el agua que entra en el ciclo de las plantas consume CO2 de la atmósfera, pero el agua que va al suelo no lo hace. Los humedales, lagos y ríos tiene diversos problemas: (1) la contaminación con residuos orgánicos desde la agricultura produce eutrofización; (2) los contaminantes inorgánicos de la industria aumentan los metales pesados en la cadena trófica; (3) las ciudades liberan drogas, medicamentos y agua caliente; (4) el incremento de CO2 aumenta la temperatura, reduce el oxígeno y la abundancia de seres vivos; (5) las represas hidroeléctricas fragmentan los ríos; (6) el dragado para el transporte fluvial enturbia las aguas y modifica el flujo natural; (7) se pierden humedales para usarlos en agricultura; (8) se desvían aguas para riego, minería y petróleo; (9) los deltas de ríos se hunden por diversas causas (10) los acuíferos subterráneos se secan a causa de la sobreexplotación para agricultura de regadío.<<< >>> Tras la determinación del geoide, 15 años de datos permiten observar las variaciones producidas por la acumulación de agua. Hoy sabemos que solo el 2,5% del agua del planeta es dulce y que el 68,7% del agua dulce está en glaciares y hielos polares y el 30,1% está en acuíferos. El agua superficial, incluido el permafrost, es solo el 1,2%. <<< >>> Un estudio utilizó los isótopos de hidrógeno del agua (lluvia, ríos y atmósfera) para calcular que las precipitaciones sobre la tierra el 64% (55.000 km3) se libera desde las plantas (transpiración). Un 6% (5.000 km3) se evapora de los suelos; un 3% (2.000 km3) se evapora de lagos, arroyos y ríos. Además, otro 27% (23.000 km3) cae sobre las hojas y se evapora, en un proceso llamado intercepción. Del agua de lluvia que pasa por suelo, solo el 38% interactúa con el suelo. El resto se mueve rápidamente por las aguas subterráneas y por ríos. Esto significa que los suelos y el ciclo hidrológico están algo separados. Por ejemplo, cuando las hojas liberan agua, consumen dióxido de carbono, el principal gas de calentamiento climático. El suelo no hace eso. Por lo que conocer cómo las plantas transpiran agua mucho nos ayuda a entender cómo las plantas contribuyen a la reducción del calentamiento global. Cada año unos 496.000 km3 de agua se evapora de los océanos y continentes, y luego se convierte en lluvia. El 77% de las lluvias caen en los océanos y el 23% sobre los continentes. El 83% de la evaporación proviene de los océanos y el 17% de los continentes. Este 17% son 85.000 km3. El deuterio (isótopo pesado del hidrógeno) permite seguir el agua. El vapor de agua que se evapora desde las hojas tiene proporciones de deuterio-hidrógeno igual que el agua de lluvia. Pero el agua evaporada de lagos y arroyos tiene una proporción relativamente baja de deuterio-hidrógeno. El agua evaporada de suelo es similar. <<< >>> Los recursos de agua subterráneas se estiman en 23 millones de km3. Se obtuvieron mediciones de tritio (versión radiactiva del hidrógeno), y modelos de flujo de agua e interacción con diferentes tipos de roca para estimar la cantidad de agua, donde se distribuye y la edad del agua en estos depósitos subterráneos. Se calculó que entre 0,1-0,54 Mkm3 es joven (menos de 100 años de antigüedad). Las aguas subterráneas jóvenes y viejos interactúan en forma diferente en el ciclo del agua y el clima. El agua antigua se encuentra a mayor profundidad y puede contener arsénico o uranio y ser más salada. Los mapas muestran que el agua subterránea más moderno se encuentra en regiones tropicales y montañosas. Como era de esperar, los mapas muestran que las regiones áridas, como el desierto del Sahara, tienen la menor cantidad de agua subterránea moderna. Los investigadores señalan que las altas latitudes septentrionales fueron excluidas de los datos debido a las mediciones del satélite incorrectas, pero piensan que debido a que la región está cubierta de permafrost, lo que no permite el almacenamiento de aguas subterráneas tanto, que no afectará significativamente las estimaciones de las aguas subterráneas total. <<< >>> Mediante un detallado estudio se logró determinar la historia de las aguas subterráneas modernas. Se encontró que solo el 6% del agua acumulada en los 2.000 m de profundidad se renueva en el largo de una vida humana. Se usaron datos de un millón de cuencas y más de 40.000 modelos de agua subterránea. El estudio estimó un volumen total de 23 Mkm3 de agua subterránea, de los cuales 0,35 Mkm3 tiene menos de 50 años. Las aguas subterráneas modernas y ancestrales son diferentes en la forma en que interactúan con el resto de los ciclos del agua y del clima. Los recursos ancestrales se encuentran más profundos y se utilizan para agricultura e industria. A veces contiene arsénico o uranio y suele ser más salada que el agua del océano. En algunas zonas, el agua salobre es tan vieja, aislada y estancada que debe ser considerada como no renovable. Los recursos renovables están cerca de la superficie, se mueven más rápido y son vulnerables al cambio climático y la contaminación. Los recursos modernos se concentran en las regiones tropicales y de montaña. Las latitudes altas del norte están excluidas por falta de datos satelitales y por estar bajo el permafrost con poca agua subterránea. <<< >>>
Los humedales. Los ecosistemas de agua dulce ocupan solo el 1% de la superficie de los continentes, pero son hogar para el 10% de las especies de animales. Los proyectos de conservación de Servicios Ecosistemas se ocupan de la protección de las cuencas hidrográficas, la biodiversidad y el secuestro de carbono en bosques. Relacionado con los servicios de purificación del agua podemos ofrecer dos ejemplos. En la década de 1980, la empresa Vittel (de Francia), observó que las reservas usadas para extraer agua mineral estaban en riesgo de contaminación por nitratos procedentes de la lixiviación de fertilizantes y pesticidas de la agricultura. La compañía firmó contratos con los agricultores para reducir el ganado, renunciar a la alimentación con maíz, realizar compostaje de residuos animales, y dejar de usar fertilizantes químicos y pesticidas. A cambio, se pagaron subsidios de 200 euros por hectárea al año, se dieron fondos para tecnología, aporte de mano de obra para compostar y la asistencia técnica. En el 2004, el 92% de la región estaba protegida. El otro ejemplo es la Ciudad de Nueva York que en 1997 firmó un memorando para proteger la cuenca que aporta el agua potable mediante conservación en lugar de una planta de filtración. Se adquirieron campos y se pagaron subsidios a propietarios para renunciar al desarrollo y mantener sus tierras en estado natural. Hoy día el suministro de agua potable de Nueva York es el sistema de filtrado más grande de Estados Unidos. <<< >>> Donde los parches de bosques se convirtieron en cultivos agrícolas, las raíces son menos profundas, por lo que el agua puede filtrarse mejor para recargar el agua subterránea. Estas zonas “subvencionan” el suministro de agua proporcionando una “copia de seguridad” para períodos de sequía. Pero, si se acumula demasiada agua subterránea, podría llegar a causar la falta de oxígeno en el suelo y matar a los cultivos. Las algas verdeazuladas (cianobacterias) son discretos residentes de las charcas y tienen una explosión de crecimiento (floración) en forma de espuma visible. Las causas de la floración son: exposición a la luz del sol; temperaturas cálidas; aguas tranquilas; y un suministro de nutrientes (fósforo y nitrógeno). Algunos productos de las cianobacterias, que se liberan cuando mueren, son potencialmente tóxicos. <<< >>> En los alrededores de Buenos Aires, un 70% de los barrios cerrados (countries) y urbanizaciones se establecieron sobre o cerca de valles fluviales. Construidos en terrenos de bajo costo, fueron rellenados cerrando la escorrentía natural de la llanura. Cuando se producen lluvias excepcionales los ríos (p.e., Reconquista y Luján) ocupan el valle entero produciendo inundaciones que desembocan en un angosto canal de desagüe. También la ciudad de Luján está en un valle de inundación, pero fue fundada en 1755 cuando nada se sabía sobre estas cuencas. La conversión de llanura de inundación en tierras de cultivo y residencial producen muchos daños. <<< >>> Las llanuras aluviales naturales sirven como amortiguador de las inundaciones, recargan los acuíferos subterráneos, depuran las aguas contaminadas (son los “riñones de la naturaleza”) y proporcionan refugio para peces y anfibios. La restauración del ecosistema es compleja y como disciplina lleva 40 años de trabajos ordenados. Por ejemplo, un proyecto para restaurar el flujo en la Bahía Wilson (Oregón) recuperará el 10% de la superficie de la marea histórica de la cuenca. Para permitir que las aguas fluyan sobre la llanura de inundación, se piensa eliminar 15 km de diques y construir 1 km adicional. Las inversiones para restaurar humedales son elevadas y con pocos resultados. Los trabajos no logran recuperar la biodiversidad, estructura y funciones originales (son versiones simplificadas). Un humedal es “funcional” cuando llega a una estabilidad dinámica, pero restaurarlo no significa recuperar al original. Durante la restauración los caminos se bifurcan dependiendo de las plantas que lo colonizan y de los daños recibidos durante la intervención humana. <<< >>> En un estudio donde se evaluaron 621 humedales restaurados en todo el planeta (biodiversidad y funciones biológicas, geológicas y químicas) se encontró que debieron pasar 50-100 años para recuperar el 75% de la biodiversidad y las funciones del ecosistema. En un ensayo en Wisconsin (Estados Unidos) se excavaron 3 parcelas paralelas de 90×5 m y se sembraron con igual tipo de plantas. El agua que circulaba se reguló en forma idéntica con el objetivo de medir los servicios de purificación de un humedal y aplicarlo a las aguas pluviales de la ciudad de Madison que desaguan en el lago Wingra. Tres años más tarde, los resultados indicaron que cada estanque siguió un camino de recuperación distinto y distaban de tener la vegetación esperada. Analizando el subsuelo se encontraron diferencias en la capa de arcilla lo que afectaba a la absorción. La enseñanza fue que se debe abandonar la idea de recrear el humedal anterior, que la cantidad de variables es mucha y se desconoce el camino que va a seguir el ecosistema. Por eso es mejor preservarlos que restaurarlos. <<< >>> Por ejemplo, en China se decretó un límite inferior de 53 Mha de humedales a ser conservados. Pero, con la tendencia de pérdida del 2015, en el 2020 esta línea roja se romperá. La mitad de los humedales costeros en China desaparecieron en los últimos 50 años, junto con el 70% de los bosques de manglares y el 80% de los arrecifes de coral cercanos a la costa. Además, otras políticas compiten con la conservación de humedales. Por ejemplo, para salvaguardar el suministro de alimentos, China definió un límite mínimo de 120 Mha de tierra cultivable. Así, cualquier tierra agrícola perdida para el desarrollo de ciudades e industria, debe ser compensada por una superficie equivalente, que bien podría provenir de los humedales. <<< >>> Los cultivos de papas son regados con aguas de la región minera de Potosí (Bolivia). Los metales pueden poner en riesgo de enfermedades no cancerosas. La falta de agua de calidad para el riego en toda esta región árida lleva a los agricultores a usar aguas contaminadas. Para los niños, la ingestión de arsénico a través de papas fue de 9 a 72 veces mayor que el nivel de riesgo mínimo y la ingestión de cadmio fue de 3 a 30 veces mayor. <<< >>>
Las turberas. Un estudio analizó 560 turberas intactas en Europa para analizar la respuesta del ecosistema a la temperatura, precipitaciones y contaminación del aire. Se encontró que tenían la capacidad de adaptarse a la variación climática, debido a que las especies cambiaban de un clima a otro. Las turberas cubren el 3% de la superficie del planeta y almacenan 500 GtC (67% del CO2 de la atmósfera). Un metro de profundidad de turba corresponde a 1.000 años de almacenamiento de carbono. Las turberas se encuentran en suelos húmedos y ácidos y tienen poca biodiversidad. Solo unas 60 especies viven en estos ecosistemas: plantas vasculares (arbustos, hierbas) y musgos (Sphagnum). Las características funcionales no cambiaron, aunque la taxonomía cambió, es decir, las turberas de Irlanda tienen especies distintas a las de Suecia, pero que cumplen iguales funciones, pero más adecuadas al clima local. <<< >>> Una vez deforestada y drenada, la turbera se seca y el suelo orgánico (que contiene carbono) se oxida y vuelve a la atmósfera. En ocasiones, la turba expuesta puede incendiarse y arder durante períodos prolongados. Las turberas templadas están dominadas por el musgo sphagnum, pero las tropicales están cubiertas de árboles y los incendios pueden ser forestales. La turba enterrada y comprimida se convierte en carbón. La productividad fotosintética de los bosques pantanosos de turba es constante, pero la pérdida neta de carbono depende de la profundidad del nivel freático. Las turberas evolucionan hacia una topografía madura en forma de cúpula que arroja agua a un ritmo tal que la pérdida de carbono coincide con la absorción. <<< >>> El aumento de la temperatura descompone la turba y aumenta el riesgo de los servicios ecosistémicos (provisión de agua potable) y a las especies de aves endémicas. Además, genera alteraciones en los patrones de precipitación (sequía estival que afecta la hidrología). Ciertos insectos se convierten en piezas testigo para determinar el impacto sobre las aves ya que dependen de sus proteínas. Existe una relación muy fuerte entre la humedad de la turba y la supervivencia de las larvas de la mosca durante el verano. Si está demasiado seco, las larvas se desecan y mueren. <<< >>>
El permafrost: (1) la contabilidad. El permafrost ocurre en la tundra (al norte de la zona arbolada en el círculo Ártico) y en los glaciares andinos fragmentados. La mayor reserva de permafrost se encuentra en el área circumpolar del Ártico (Canadá, Alaska, Siberia). Se puede dividir en pergelisol (la capa helada más profunda) y mollisol (capa superficial activa). La superficie mollisol suele descongelarse en ciclos anuales y tiene una profundidad de hasta 4 metros. Es una piel delgada que cubre decenas de metros de hielo. Las plantas pueden sobrevivir si sus raíces penetran en tierra y obtienen agua. El permafrost puede tener diferentes características y formas. Pueden ser suelos orgánicos, arenosos y rocosos e incluso roca sólida. Podrían contener agua congelada o ser relativamente secos. Para ser permafrost el suelo debe estar por debajo de 0 ºC durante dos o más años. Un 20% de la superficie de la Tierra es permafrost y en algunas partes penetra profundamente. En Barrow (Alaska) hay 440 m de permafrost y en áreas de Siberia llega a 1.500 m. En la superficie el permafrost puede formarse rápido; en solo 350 años de clima frío se forma permafrost hasta 80 m de profundidad. Sin embargo, el triple de profundidad requiere diez veces más tiempo. Se estima que llevó más de 500.000 años formarse el permafrost en Barrow. <<< >>> El permafrost contiene materia orgánica a medio descomponer. Si penetra oxígeno, la descomposición ocurre mediante microorganismos aeróbicos (“respiran” oxígeno) y se libera CO2. En cambio, los sedimentos en las lagunas con poco oxígeno tienen una descomposición anaeróbica (no utilizan oxígeno) donde el resultado es el metano. El metano tiene 21 veces más de poder calorífico que el CO2 en un plazo de 100 años y 100 veces mayor en un plazo de 20 años. Asciende como burbujas desde el fondo y cuando el hielo comienza a formarse (inicio del invierno) quedan atrapadas en la parte alta. Cuando el permafrost se derrite (verano), el terreno se hunde formando charcos y lagunas donde continúa el ciclo generador de metano. A nivel local muchas construcciones y carreteras están sobre el permafrost y la fusión deforma los suelos, hundiendo las estructuras construidas sobre él. <<< >>> Se examinaron los niveles de carbono en los sedimentos en el fondo marino cerca de la desembocadura del río Lena hace unos 11.650 años. La evidencia de los núcleos de hielo sugiere que el CO2 atmosférico aumentó de 190 ppm a 270 ppm atribuibles al permafrost. Cuando el permafrost se derrite la capa superior afloja el suelo y permite que el agua fluya. En el río Yukón se encontró que en 30 años aumentó el calcio, magnesio y sulfato por la escorrentía del suelo descongelado. <<< >>>
El permafrost: (2) la lliberación de metano. Una investigación realizada en cavernas siberianas sugiere que el aumento de 1,5 ºC en la temperatura global podría provocar un deshielo muy importante del permafrost. Los datos provienen del análisis de estalactitas y estalagmitas de cuevas situadas a lo largo de la “frontera del permafrost”, donde el suelo tiene decenas o cientos de metros de espesor. Las estalactitas y estalagmitas crecen cuando el agua de lluvia líquida y la nieve derretida gotean dentro de las cuevas, en un proceso que deja capa tras capa. Los registros de un período cálido de hace 400.000 años sugieren que un calentamiento global de 1,5 ºC fue suficiente para causar un deshielo considerable del permafrost mucho más al norte de su límite sur actual. En Canadá se midió que el permafrost en la Bahía James se retiró hacia el norte unos 130 km en los últimos 50 años. Se utilizaron fotografías aéreas históricas con la distribución de las “palsas” (montículos circulares que se forman al derretirse el permafrost y donde se desarrollan plantas). <<< >>> El ciclo de metano (atmósfera, océanos y suelo) no está evaluado con precisión. Se sabe que el metano en la atmósfera aumentó casi 3 veces desde la era preindustrial, desde 700 ppb (partes por billón) a 1.800 ppb. El balance actual es cercano a 5.000 Mt de CH4 en la atmósfera y se incrementa a razón de 10 MtCH4 al año. La actividad humana aporta cerca de 330 MtCH4/año, pero gran parte va a dar a los océanos. Un grave problema son las reservas de metano que podrían ser liberadas. Se trata de 850.000 Mt (850 Gt) en el permafrost, 1.000 Gt en combustibles fósiles y 5.000 Gt en hidrato de metano en los océanos. El calentamiento global afecta directamente al metano en permafrost y océanos. <<< >>> Un peligro potencial es la liberación del metano contenido en el permafrost. El permafrost (sin incluir lo que está bajo el hielo de Groenlandia y Antártida) retiene cerca del doble del carbono atmosférico. Si se descongela podría llevar los niveles atmosféricos a 1.200 ppm de CO2; que sumado a las reservas de combustibles fósiles podría llegar a unos 2.000 ppm hacia el año 2300. <<< >>> El análisis de casi tres décadas de muestras de aire en Alaska muestra pocos cambios en las emisiones de metano a largo plazo. Esto significa que el deshielo del permafrost libera carbono de otras formas (CO2), que es llevado por el agua de deshielo en los sistemas fluviales al océano, o que es absorbido por la vegetación <<< >>> Las bolsas de hidratos de metano en los océanos son muy antiguas y la liberación es poco probable, ya que se requiere un incremento de temperatura de las aguas profundas y del suelo oceánico. Pero, de ocurrir, sería una catástrofe climática. La última vez que sucedió fue hace 55,8 Ma y define el límite entre Paleoceno y Eoceno. En 20.000 años la temperatura aumentó entre 5 y 8 ºC. En aquel momento, la Patagonia estaba unida a la península Antártica y las corrientes marinas eran muy diferentes, como resultado no había zonas con hielos todo el año. El proceso ocurrió en 2 pulsos: primero el vulcanismo produjo un calentamiento rápido y disparó el segundo pulso: la liberación del hidrato de metano desde los océanos. Al sistema le llevó 200.000 años recuperarse. <<< >>> La zona norte de Siberia junto al estrecho de Bering, es un área de acumulación de hidrato de metano. Es una extensa área de plataforma continental donde el 75% tienen menos de 50 m de profundidad. Es favorable para la acumulación de depósitos marinos que, en tiempos geológicos, podrían llegar a ser combustibles fósiles. En un estudio de 733 cuerpos de agua (desde estanques formados por los castores a grandes lagos de deshielo del permafrost o capas de hielo) se estimó las emisiones de metano en el círculo ártico. Se estimó un aumento de 20-50% de las emisiones para el 2100. Pero, esto podría generar una retroalimentación positiva. Algunas empresas de petróleo están intentando convertir las “reservas” de hidrato de metano en gas natural. <<< >>> Es probable que la mayor parte del metano liberado por los hidratos oceánicos nunca llegue a la atmósfera. Las alternativas son: mantenerse en los sedimentos submarinos; disolverse en el océano; o convertirse en CO2 por acción de microorganismos. La atención está puesta en los hidratos bajo el Océano Ártico, pero no hay pruebas definitivas sobre la liberación de metano a la atmósfera. <<<< >>> Las estimaciones de las reservas mundiales de hidrato de metano van desde 300.000 Mm3 (millones de metros cúbicos) hasta 3.000.000. En comparación, la producción mundial total de gas natural fue de 3.500 Mm3 en 2015. <<< >>>
El permafrost: (3) el peligro sanitario. Como consecuencia de la fusión del permafrost, pueden quedar en libertad vectores de infecciones mortales de los siglos 18 y 19, en especial cerca de los cementerios donde fueron enterradas las víctimas. Muchos microorganismos no sobreviven en el frío extremo, pero otros lo soportan. El Bacillus anthracis tiene esporas resistentes y pueden sobrevivir más de un siglo. Se encontraron 2 virus infecciosos en permafrost siberiano de 30.000 años de antigüedad. Aunque pithovirus sibericum y sibericum Mollivirus pueden infectar sólo amebas, podría reaparecer la viruela. Hay indicios de que los neandertales podrían haber llegado a Siberia y transportado enfermedades virales, algunos desconocidas. En la península de Yamal se demostró que el riesgo de propagación del ántrax es real. <<< >>> La viruela, erradicada en 1977, podría retornar en la medida que la tundra helada de Siberia se funde y libera virus de los cadáveres de una epidemia de 1890. En una ciudad el 40% de la población murió y los cuerpos fueron enterrados debajo de la capa superior del suelo permafrost, en la orilla del río Kolyma. Hoy, las aguas de Kolyma han comenzado a erosionar los bancos. El permafrost en Yakutia (Yamal-Rusia) se derrite entre 30-60 cm al año. La descongelación puede aflojar el suelo con bastante rapidez, por lo que la probabilidad es alta de que las tumbas antiguas de ganado pueden salir a la superficie. <<< >>> En la península de Yamal (Rusia) decenas de personas enfermaron de carbunco (ántrax) luego de 75 años sin casos. La reaparición se adjudica al descongelamiento de un cadáver de reno muerto de ántrax hace décadas. Una vez liberada, la bacteria mortal (un bacilo) infectó las manadas de renos. Las temperaturas fueron 8 °C más altas de lo normal al rondar los 35 °C. Además, hay restos de viruela en el extremo norte que se remontan al final del siglo XIX, y los investigadores descubrieron “virus gigantes” en cadáveres de mamuts. La región Yamalo-Nenetski, donde este verano han muerto más de 2000 renos, se dejó de vacunar a estos animales hace unos diez años, quizá porque se creía que el ántrax había desaparecido desde hacía tiempo. La zona afectada mide 12.650 km2. Más de 1500 personas han sido vacunadas y más de 700 que corren riesgo deben tomar antibióticos, según las autoridades locales. Alrededor de 270 soldados se encargan de incinerar los restos de los animales infectados. <<< >>> En el año 2000 se extrajeron muestras del permafrost en el extremo oriental de Siberia a 30 m de profundidad. En el 2014 se reportó que esas muestras contenían virus de 35.000 años de antigüedad que estaban “vivos” (las comillas evidencian que los virus no son considerados organismos vivos propiamente dichos). Esta sepa de virus no es un peligro para los humanos ya que atacan a las amebas. Pero, es una demostración de una falsa sensación de seguridad, ya que se podrían extraer formas vivientes potencialmente dañinas mediante la minería, las perforaciones de petróleo y la pérdida de permafrost. <<< >>>En las 2016 decenas de habitantes enfermaron carbunco (ántrax), aunque hacía 75 años que la enfermedad había desaparecido. Una vez liberada, la bacteria mortal (un bacilo) infectó numerosas manadas de renos. En Yamal, la población son ganaderos nómadas y la temperatura fue en julio del 2016 unos 8 °C más altas de lo normal (35 °C). Además del ántrax, hay restos de viruela que se remontan a fines del siglo 19, y otros virus descubiertos en cadáveres de mamuts. La muerte de más de 2.000 renos se debió a que se dejaron de vacunar los animales, quizá porque se creía que el ántrax había desaparecido. La zona afectada mide 12.650 km2 y unos 270 soldados se encargaron de incinerar los restos de los animales infectados. <<< >>>

Recent Posts

toda la bibliografía es gratuita

Todo el material de este sitio es gratuito. Visite las diferentes solapas para cada tipo de material.
Ver la sección de VIDEOS DOCUMENTALES en “La cultura de las aves”.
Los libros en formato PDF puede ser solicitado a ares.roberto@gmail.com. Libros: “Aves, vida y conducta”, “Birds of the pampas” y “Vida en evolución”.
Para la versión en papel contáctese con info@vmeditores.com.ar.
home 1_resize