control letal

Gestión de poblaciones silvestres: (1) control letal. Para quienes aceptan la metodología de control poblacional habría 3 circunstancias que justificarían el control letal. (1) Si el sacrificio salva a los animales de un destino aún peor. Por ejemplo, en el P.N. Kruger (Sudáfrica) se cazaron 350 hipopótamos y búfalos para evitar que sufrieran escasez de alimento debido a una extensa sequía. Se lo considera una herramienta de gestión para asegurar la sustentabilidad de la población. En Alberta (Canadá) los caribúes de los bosques y los lobos rara vez se cruzaban, hasta que los caminos forestales y oleoductos lo permitieron. Las manadas de caribúes se redujeron drásticamente y se pasó a cazar lobos. En Estados Unidos los lobos se cazaron hasta casi la extinción y hoy están protegidos en un área que es el 5% de distribución histórica. ¿Cuánto espacio es suficiente? (2) Puede ser necesario el sacrificio si otros animales se ven perjudicados por una especie. Un ejemplo ocurrió en la costa oeste de norteamérica donde se propuso cazar 3.600 Búhos Barrados (Strix varia), que son invasores desde la costa este. El objetivo era salvar a los Búhos Manchados (Strix occidentalis) que son autóctonos y cuya población caía entre 4 y 8% al año. El número de 3.600 era solo la primer etapa experimental para medir el efecto de protección entre especies competidoras. (3) Si los animales se vuelven una amenaza a la seguridad humana. Por ejemplo, en Estados Unidos los ciervos son sacrificados para evitar colisiones con automóviles y la transmisión de la enfermedad de Lyme a los seres humanos. En el Reino Unido, los tejones fueron sacrificados para frenar la propagación de la tuberculosis bovina en el ganado. Un caso más extenso es el mosquito Aedes aegypti como vector de enfermedades. Se conciben técnicas de control y exterminio. Quizás el hombre tenga la tecnología transgénica suficiente para extinguir la especie Aedes aegypti. Pero ¿habría una desventaja ecológica en el exterminio? La respuesta definitiva es imposible. Hay quienes abogan por los pequeños cambios que tienen grandes efectos. Otros dicen que los ecosistemas parecen ser en su mayoría muy resistentes y la ausencia de un mosquito debería ser cubierta por otra especie. Además, la erradicación local no trajo problemas locales. Si existió daño fue por el método aplicado como el drenaje de pantanos o pulverizar insecticidas. <<< >>> ¿Es el exterminio aleatorio una buena iniciativa? Un estudio examinó 100 informes de eliminación aleatoria de depredadores. Resultado: es desaconsejable al menos con los trabajos con linces en Noruega, lobos en España y Suecia, y chacales en Sudáfrica. En Estados Unidos, el control de depredadores en 2015 llegó a 385 lobos grises, 284 leones de montaña, y más de 68.000 coyotes. Algunas investigaciones sugieren que las poblaciones de coyotes sujetos a sacrificio tienen tasas de supervivencia de crías más altos, y que los pumas machos amplían su área de distribución en respuesta a la caza. De los 100 informes, solo 12 hicieron un análisis retrospectivo o controlaron las pérdidas de ganado antes y después de la gestión. Se encontró que muchos estudios tenían defectos. Por ejemplo, en un experimento de 1999 se pretendía demostrar la eficacia de disparar a coyotes desde helicópteros, pero había una densidad más alta de ovejas en las zonas de control, que podría volverse más atractivos para los coyotes hambrientos. La complejidad de la biología de campo se opone a la mayoría de los experimentos estándar. Los científicos se enfrentan a un sinnúmero de variables, incluyendo las diferencias sutiles en el hábitat, el clima y los movimientos impredecibles de los animales. También se requiere la cooperación de agricultores y ganaderos, que pueden no estar dispuestos a tomar parte. Se evaluaron también las técnicas de disuasión no letal, como el uso de perros de guardia y banderas rojas que asustan a los lobos y coyotes. Se encontró que los perros pirineos mantuvieron a raya a los lobos y coyotes y que las banderas disuadieron a los lobos, pero no a los coyotes. <<< >>>
Gestión de poblaciones silvestres: (2) el “efecto Hidra”. El control letal de una especie sobreabundante parece una estrategia lógica para reducir su impacto, pero puede ocurrir lo contrario. En muchos casos, la eliminación de algunos animales reduce la población a corto plazo, pero aumentar la supervivencia y reproducción de los que quedan. Se lo llamó “efecto hidra”, que recuerda a la serpiente de muchas cabezas de la mitología griega a la cual le crecían dos cabezas por cada una que le cortaba Hércules. Un mayor riesgo de muerte vuelve a los individuos más reservados (reducen el nivel de actividad y dedican más tiempo a la clandestinidad). Algunas poblaciones pueden incluso alcanzar su tamaño máximo cuando la tasa de mortalidad es sólo ligeramente inferior a la tasa que garantice la extinción. Más en general, cualquier intento de manipular una población bajo la influencia del efecto hidra, por lo general producirá lo contrario de los resultados deseados. En Tasmania, el sacrificio de gatos asilvestrados aumentó la población entre 75 y 211%. A medida que se eliminaron los gatos dominantes, más gatos entraron desde el exterior. En el caso del control de hurones en Irlanda, duplicó la población debido a que los restantes tenían más recursos y alentaba la cría adicional. Y si una especie que experimenta un efecto hidra evoluciona un rasgo tal como un mejor metabolismo o la capacidad de superar una infección será mucho más conflictiva en el futuro. Este efecto se observa con claridad en las plagas agrícolas. <<< >>> Un estudio de 25 años en el oeste de Norteamérica encontró que por cada lobo que se mata, al año siguiente se aumenta la probabilidad de depredación en 4% sobre ovejas y 5-6% sobre el ganado. Lo mismo se encontró para los pumas. Lo que ocurre es que se altera la población, aumentando la proporción de jóvenes menos disciplinados y se interrumpe la cohesión social de la manada de lobos. En tanto una pareja reproductora mantendrá a los jóvenes de la camada, la muerte por caza altera la estabilidad y genera adultos prematuros. <<< >>> Los cerdos salvajes pueden producir 2 camadas de 5-6 cerdos al año. Los modelos de población muestran que la limpieza de un área requiere eliminar el 70% de los animales por año hasta llegar a extinción. Los cerdos salvajes responden a la caza cambiando los patrones de vida diurnos y nocturnos. Son genios de la navegación en laberintos complejos y encuentran la forma de eludir las trampas simples. Los cerdos no pueden ver bien, pero tienen un agudo sentido del olfato. Si recogieron el olor de un ser humano, no se acercarían a una trampa. Si un cerdo de un grupo se deja sin capturar, puede aprender a evitar las trampas similares. Si es una cerda puede enseñar a su descendencia a hacer lo mismo. <<< >>>
Gestión de poblaciones silvestres: (3) la ética de la compasión. Algunos conservacionistas se oponen a la intervención y dicen que no es tolerable cazar individuos de una especie para beneficio de otra. Esto es parte de una discusión que se denomina “ética de la conservación viable y práctica basada en la compasión”. La tesis del “mal menor”, por el cual puede tolerarse la matanza controlada para salvar otra especie, lleva a la “matanza experimental” donde se producen muertes controladas lo más humanitarias posibles. Se argumenta que existe poca compasión cuando se matan individuos sanos y prósperos en bien de una especie en peligro. ¿Cuántos individuos es tolerable matar de una especie para proteger a otra especie? ¿Los que sean necesarios? El principio rector de la conservación es la compasión (no hacer daño). La vida de cada individuo (y no la especie) es lo que se valora, respetando el sufrimiento individual. No sería aceptable actuar sobre una especie para favorecer a otra, porque se interviene sobre individuos. La propuesta es dejar a la naturaleza seguir su curso. Pero entonces, ¿se admitiría la desaparición o extinción de una especie?. El problema es que el hombre elimina o transforma los hábitat y luego que crea el problema quiere intervenir de nuevo para impedir la extinción de las especies en peligro. Este problema será mayor en la medida que más especies se encuentren en peligro de extinción. <<< >>> Se sugiere pensar en el “dilema del tren”, que es un experimento mental para determinar el grado de intervención que admitimos. Dice así: un tren fuera de control se dirije hacia 5 personas que no pueden salvarse. Afortunadamente estamos cerca de la palanca de cambio de vías y en ese caso el tren cambia de vía y se dirige hacia una sola persona. El dilema moral es ¿debemos accionar la palanca? Si lo hacemos, estamos aceptando el mal menor. Esta acción, ¿debería ser considerada el homicidio de una persona o un acto de compasión por salvar 5 personas? En el dilema del tren muchos están dispuestos a tirar de la palanca de cambios, pero no matar directamente. Hay una distinción entre matar y dejar morir y se describe como el “Principio de Doble Efecto”: es admisible causar un daño menor indirecto si la acción promueve un beneficio mayor, pero no es admisible causar un daño directo. Las teorías morales que juzgan la licitud de una acción basada en las consecuencias (utilitarismo), no pueden explicar por qué algunas acciones que causan muertes son permisibles. En investigaciones neurológicas se observó que “tirar de la palanca” ocupa la mente lógica y racional, en tanto que matar envuelve al razonamiento emocional, y por lo tanto “se siente” diferente. No todos responden a los dilemas de la misma manera. Por ejemplo, los resultados reflejan que los médicos que juramentan “no hacer daño” optan por no sacrificar la salud de sus pacientes, ante un bien mayor evitando la prescripción excesiva de antibióticos, lo que conduce a una resistencia generalizada. <<< >>> Algunos abogan por soluciones no letales que son más baratas, éticas y eficaces. En lugar reducir el número de animales, se enfocan en minimizar el impacto. Por ejemplo, la siembra de gramíneas nativas hace más difícil que los gatos asilvestrados de Australia puedan atrapar a pequeños mamíferos que se esconden en ellos. Se midió que en los paisajes abiertos dispersos (degradados por el pastoreo e incendios), el 70% de las cazas de gatos salvajes tienen éxito. Pero, en las zonas cubiertas de hierba, sólo el 17% tienen éxito. La estrategia no consiste en restaurar los ecosistemas, sino aceptar el hecho que los ecosistemas incorporaron especies exóticas y gestionarlo. Dicen que, si se adopta un enfoque de no intervención, algunas especies nativas podrían evolucionar los mecanismos de defensa. Por ejemplo, mencionan el caso de algunas serpientes australianas nativas que han evolucionado mandíbulas más pequeñas desde la introducción de sapos de caña venenosas en la década de 1930. Mandíbulas más pequeñas reducen la capacidad de comer sapos grandes que contienen dosis letales de la toxina. <<< >>> Un caso de interés particular ocurrió en el cantón suizo de Ginebra. En 1975 se decidió la prohibición general de caza de mamíferos y aves. En los años siguientes la población de aves aumentó en los lagos. Antes de la ley los cazadores afirmaban que sin la caza la liebre estaría amenazada de extinción a causa de los predadores. Ocurrió lo contrario y hoy Ginebra tiene la mayor densidad de población de liebres en Suiza. En paralelo, el temor de los agricultores por los destrozos que podían hacer las liebres tampoco se confirmó. El número de destrozos reportados en Ginebra son comparables con los de Schaffhausen, el cantón vecino donde está permitida la caza.
Ejemplos de control letal de plagas: (1) los cardos en Argentina. En Argentina el control biológico data de 1900 y hasta 1980 se habían introducido 40 agentes de control. En la actualidad varios organismos se ocupan del tema (Inta, Senasa, UN La Plata). Un caso de interés son los cardos exóticos (abrojos), que en Argentina son 4 géneros originales de Eurasia. Darwin (1830) ya los menciona como ampliamente distribuidos. Para el control de cardos en Estados Unidos y Australia se llevó una especie de coleóptero (gorgojo o picudo) cuyas larvas se alimentan de la flor y disminuye la producción de semillas. En Argentina se introdujo en los años 1980 y en el 2006 se evaluaron los resultados. El insecto se estableció en el 91% de los sitios de liberación y se dispersó a una velocidad de 15 km/año. Para conocer el efecto sobre los cardos se marcaron 70 tallos, de los cuales solo 27 llegaron al ciclo completo. De las 6.000 inflorescencias estudiadas, el 9% fue afectado por el gorgojo y redujo el 15% la producción de semillas. Un éxito muy limitado. ¿por qué el control que se logró en otros países no se produjo aquí? En la dirección opuesta, en 1920 en Australia se tuvo éxito en controlar un cactus americano invasor con una polilla llevada desde Argentina. <<< >>>
Ejemplos de control letal de plagas: (2) el picudo algodonero. El Picudo Algodonero (Anthonomus grandis) es un coleóptero (gorgojo o escarabajo) que se volvió un dolor de cabeza en los cultivos de algodón de la región chaqueña. Es muy eficiente en la reproducción ya que una hembra deposita 100 a 200 huevos en su vida en los capullos del algodón y otras malváceas. Desde la deposición del huevo hasta la adultez pasan 15-18 días a 30 °C y pueden existir 10 generaciones anuales. Esto obliga a una aplicación bisemanal de plaguicida en las plantaciones de algodón si se lo quiere controlar (Chaco-2014). El invierno lo sobreviven sin actividad energética en refugios de hojarascas. Se dispersan mediante el vuelo, por transporte mediante el viento o en las aves y en la maquinaria agrícola. El picudo localiza el algodón detectando olores (bisabolol es el mayor volátil del algodón). Cuanto más se alimentan más feromonas de atracción producen, con lo que atraen a otros picudos a la zona de cultivo. Los campos abandonados debido al ataque de la plaga del picudo se transforman en refugios naturales. El picudo algodonero es originario de Centroamérica donde el algodón lleva 8.000 años de cultivo. Se propagó a Estados Unidos y en 1916 obligó a abandonar las plantaciones de algodón en Texas. Sin embargo, logró sobrevivir en otros cultivos. En Argentina la población del picudo tiene dos orígenes. Una proveniente del comercio de algodón desde Centroamérica (Venezuela-1949; Brasil-1983 y Argentina-1993) y otra autóctona que es anterior al cultivo de algodón. La población nativa estaba controlada dentro de la ecología natural, cuando la deforestación y el cultivo de algodón produjeron que el picudo se convierta en plaga agrícola. Las formas de control poblacional del picudo son: el uso de trampas biológicas de feromonas; la destrucción de rastrojos para evitar el rebrote natural; evitar que el picudo se refugie en zonas naturales (montes, pajonales y aguadas); uso de defoliantes-desecantes e insecticidas; rotación de cultivos para disminuir la población entre ciclos productivos; no transportar algodón en bruto entre zonas de cultivo; rotar familias de insecticidas y no hacer mezclas de insecticidas. Desde el punto de vista ecológico, el picudo se convirtió en un problema cuando se le ofreció un ambiente rico en alimento. <<< >>>
Ejemplos de control letal de plagas: (3) los cormoranes. En el 350 aC, Aristóteles escribió “Historia de los animales” e identificó al cormorán con el nombre Hydrokorax, o cuervo de agua. En Grecia el cuervo era considerado un ave siniestra, y la mala reputación se transfirió al cormorán. Las plumas de cormorán son únicas porque se mojan por fuera (permiten que el animal se sumerja), pero son impermeables adentro (permite mantener el calor). En marzo 1998 en Estados Unidos se permitió la caza de cormoranes en zonas de acuicultura sin permiso especial. Para el 2010 se estimó que 300.000 cormoranes habían muerto. La construcción de una represa en el río Oregón (Columbia) casi extermina a los salmones y truchas. Cuando la población de peces comenzó a recuperarse, el número de cormoranes predadores aumentó. En el 2015, los cormoranes consumían el 2% de los salmones y el 6% de las truchas. Como los salmones y truchas están en la lista de peligro de extinción, el plan propuesto por el gobierno fue cazar con rifles 16.000 cormoranes y destruir 26.000 nidos (pintando con aceite los huevos). Esto reduciría la cantidad de parejas de 12.000 a 5.000 para mantener la población de salmones y truchas estable. Este control letal actúa sobre los cormoranes, que no son el problema ya que antes vivían en equilibrio con los salmones. El problema es la represa que impide la migración de salmones. <<< >>>
Ejemplos de control letal de plagas: (4) los caballos salvajes. En Australia 41 científicos de 16 universidades propusieron matar a 5.000 brumbies (caballo salvaje cimarrón). Es el 90% de la población en el P.N. Kosciuszko para llevar la población de 6.000 a 600 animales en 20 años. El argumento indica que es necesario proteger el ambiente montañoso delicado. Estos caballos introducidos no son compatibles con la conservación de un Parque Nacional. Se estimó que habían degradado el 48% del P.N. y la estrategia de gestión anterior no estaba funcionando. La población aumentó de 4.200 en el 2009 a 6.000 en el 2016, a pesar de ser eliminados 450 cada año. Sólo el 18% de los 3.183 caballos retirados desde el año 2002 se pueden reubicar. El 82% restante fue a mataderos después de un largo viaje. Este transporte prolongado fue criticado por la ética animal. Una crítica indica que el plazo de 20 años era demasiado tiempo. Aquellos que protestan argumentan que los brumbies han estado en el parque durante 150 años y eliminar el 90% de la población es inaceptable. Los caballos salvajes en Australia son descendientes de caballos domésticos introducidos y en Norteamérica entre 2014 y 2015 la población de caballos salvajes aumentó un 18%. En la cordillera occidental se estimó en 58.150 animales. Con pocos depredadores naturales, las poblaciones seguirán aumentando, duplicándose cada cuatro años. La solución debe contemplar el tamaño de la población, la capacidad de carga, y las variaciones naturales. En la década de 1950, muchos caballos salvajes fueron sacrificados por diversos medios, incluyendo pozos de agua envenenadas. Esta solución produjo la indignación pública y el Congreso promulgó la Ley para caballos y burros salvajes libres de itinerancia (1971), que protege a los caballos salvajes como un patrimonio nacional. Un medio alternativo para limitar las poblaciones es el uso de anticonceptivos, la castración o la vasectomía. Estos métodos son de intervención lenta y pueden alterar los patrones estacionales dentro de los rebaños. La percepción que se tiene de los caballos salvajes crea un desafío único cuando se trata de la gestión de poblaciones. <<< >>> En Nevada, miles de caballos y burros salvajes pisotean las praderas que están bajo tutela del Gobierno y la despojan de vegetación por el pastoreo excesivo. Un consejo de expertos recomendó el sacrificio en la forma más humana posible, en tanto las autoridades dicen que se comprometen a tener caballos sanos en pastizales saludables. En el 2016 se contabilizó más de 67.000 caballos y burros salvajes en pastizales públicos, otros 50.000 animales en corrales. Quienes se oponen al exterminio proponen el control mediante la reducción de fertilidad. Una alternativa es suministrar a las yeguas un anticonceptivo o la esterilización quirúrgica de los machos. El problema es que la sobrepoblación genera un desastre ecológico que afecta a otros animales (reptiles, aves, invertebrados), las comunidades de plantas, la salud del suelo, e incluso la disponibilidad de agua. <<< >>>
Ejemplos de control letal de plagas: (5) jabalíes y ciervos. En Chianti (Italia) los jabalíes y ciervos son parte del paisaje, la caza y la cocina de las colinas de la Toscana. El problema es que los jabalíes atacan los viñedos para comer uvas y los ciervos comen los brotes de las vides. La protección los volvió 4 veces más numerosos en la Toscana que otras regiones italianas. Entonces, proliferaron las cercas que interfieren en la belleza del paisaje. Los bosques de robles y castaños funcionan de refugio para el jabalí y el venado. En 2015 la región aprobó una ley destinada a reducir la población silvestre en 3 años. La población de 400.000 se reducirá a 150.000, y para ello se extiende la caza fuera de la temporada regular de 3 meses. Los cazadores prefieren cazar los animales con perros que persiguen al jabalí en el bosque llevándolos a áreas donde los esperan. La ley se extiende sobre áreas bajo estrictas condiciones (campos, parques, viñedos y zonas urbanas). Los ecologistas advierten sobre la militarización del paisaje. Dicen que la ley no aporta nada para disuadir a los cazadores de dejar alimentos para atraer a las presas. A esta práctica se la culpa de contribuir al estallido de la población de jabalís y de acostumbrar a los animales a los campos. Algunos productores de vino intentaron pequeños cañones de gas para mantener a los animales fuera. Otros usaron cables electrificados. La herramienta menos invasiva es el uso de ruidos de muy alta frecuencias que sólo los animales pueden oír. <<< >>> Pando es una colonia de Álamo Temblón que se extiende por 43 ha en Utah. La explosiva población de ciervos está impidiendo los nuevos brotes. Cada árbol comparte un sistema de raíz común y es un clon genéticamente idéntico de sus amigos del bosque. Es un bosque de un árbol. Se piensa que el soporte tiene más de 80.000 años de antigüedad. Pando está envejeciendo rápido y los tallos más viejos son casi todos de 110 a 130 años. El suelo del bosque está cubierto de árboles muertos, y no hay vida nueva para reemplazarlo. El ciervo mulo y otros herbívoros se convirtieron en un problema porque los humanos han eliminado a los depredadores. Sin los lobos las poblaciones de ciervos no solo explotan, sino que los ciervos que frecuentan un área se vuelven lentos y en lugar de avanzar rápido, demoran y mastican los brotes. <<< >>>
Ejemplos de control letal de plagas: (6) gatos salvajes. Los gatos se consideran el mayor peligro a la vida silvestre. En Estados Unidos, los gatos domésticos y callejeros son una especie exótica, y matan entre 1.300 y 4.000 millones de aves en un año. Para los mamíferos salvajes, el peaje anual está entre 6.300 y 22.300 millones. Unos 114 millones de gatos viven en Estados Unidos, 84 millones de ellos son domésticos. El 40-70% de estos gatos domésticos hacen viaje al aire libre y el 50-80% cazan. Se comprobó que los gatos domésticos pueden transformar lugares fuentes de pájaros jóvenes en sumideros que drenan aves de poblaciones vecinas. El enfoque de atrapamiento y castración sigue manteniendo una población que continúan dañando la vida silvestre nativa. La política de acorralar y matarlos no ha funcionado. Otra alternativa es la propiedad responsable de las mascotas. <<< >>> En Australia un balance de 100 estudios contabilizó entre 2,1 y 6,3 millones de gatos asilvestrados (con baja y alta abundancia de presas). Fueron introducidos de Europa en el siglo 18, y contribuyeron la extinción de cerca de 30 especies nativas de mamíferos. En 2015 mataban 75 millones de animales nativos al día, poniendo en peligro a las especies que ya estaban en riesgo. El gobierno propuso entonces reducir el 10% la población de gatos callejeros mediante cebo, captura y disparos. Además, se debía establecer “refugios seguros” para las especies amenazadas. Al plan se opusieron los defensores del bienestar animal; lo llamaron “genocidio animal”. <<< >>>
Ejemplos de control letal de plagas: (7) las carpas. En Australia una propuesta pretende eliminar la Carpa Común (Cyprinus carpio) de la cuenca del río Murray-Darling. El plan es usar el virus del herpes que solo mata a las carpas para recuperar la población de peces nativos. Los pescadores y acuicultores introdujeron las carpas en los años 1900, y las inundaciones de los años 1970 ayudaron a la proliferación. En algunos lugares, las carpas son el 90% de la biomasa de peces. Las carpas toleran altos niveles de contaminación, menor claridad del agua y bajos niveles de oxígeno. Se alimentan por filtración batiendo el lodo del fondo, disminuyendo la claridad y dañando las plantas nativas de la base de la cadena alimenticia. Otras medidas complementarias son la colocación de troncos y obstáculos para dar cobijo a los peces nativos; la prevención del pastoreo excesivo para evitar la erosión; la reintroducción de vegetación nativa para aumentar la acumulación de agua; la mejora de las represas para permitir el libre paso de peces; y de las bombas de riego para evitar que los peces queden atrapados en los campos agrícolas. Una contraindicación es la acumulación de cadáveres ya que se espera que el virus mate cerca del 75% de las poblaciones de carpas. La descomposición consumiría oxígeno y volvería difícil la vida para los peces nativos. Se midió que una carpa muerta puede consumir el oxígeno de 800 litros de agua en menos de 2 días y se puede hundir, haciendo más difíciles de eliminar de los ríos. <<< >>>
Ejemplos de control letal de plagas: (8) control de aves en aeropuertos. Dos factores influyen en los riesgos de las aves en los aeropuertos: la masa corporal y la formación de bandadas (gaviotas, rapaces, palomas, patos, cisnes y gansos). El primer incidente conocido fue en 1905 (Orville Wright) cuando su aeroplano colisionó con una bandada de tordos. Un incidente grave fue en el vuelo de US-Airways en el 2009, despegó de La Guardia (New York) y embistió a Gansos Canadienses (Branta canadensis), lo que obligó a un descenso de emergencia en el río Hudson. Desde los inicios de la aviación se estima en 350 las muertes y 200 los aviones y helicópteros destruidos, junto con miles de incidentes menores. Pero las estadísticas fallan por la definición, la rigurosidad y la antigüedad de los datos. En Brasil se recopiló muy buenas estadísticas y en el período 2006-2010 consignó 3.239 incidentes (2,33 por cada 10.000 vuelos) con un 46% de aves identificadas. En Argentina fueron 212 incidentes, pero solo 4 atribuidos a colisiones con aves. <<< >>> El control letal es poco eficiente porque las especies suele reaparecer. Se pueden ahuyentar con perros (Collie de la frontera, Border Collie); aves rapaces entrenadas (halcón peregrino, Falco peregrinus) o el uso de drones que imitan la silueta, el color y hasta la forma de vuelo de las rapaces. Otras formas: usar el conocimiento etológico para el control de nidos; controlar la altura de los pastos (pastizales altos y densos impiden la movilidad y el contacto social); el uso de césped sintético (no produce semillas y no atrae insectos ni roedores); eliminar los cuerpos de agua y fumigar los pastizales para reducir los insectos; usar sonidos o reproducir llamadas de alarmas o gritos de predadores; usar pirotecnia (efectos sonoros y visuales combinados); usar repelentes táctiles (sustancias pegajosas que producen incomodidad o irritación); usar repelentes olfatorios y gustativos no tóxicos; desplegar advertencias con colores contrastantes; usar anticonceptivos (maíz recubierto de nicarbazina contra las palomas). Las técnicas de disuasión sirven también en agricultura y plantas de energía eólica. <<< >>>

Recent Posts

toda la bibliografía es gratuita

Todo el material de este sitio es gratuito. Visite las diferentes solapas para cada tipo de material.
Ver la sección de VIDEOS DOCUMENTALES en “La cultura de las aves”.
Los libros en formato PDF puede ser solicitado a ares.roberto@gmail.com. Libros: “Aves, vida y conducta”, “Birds of the pampas” y “Vida en evolución”.
Para la versión en papel contáctese con info@vmeditores.com.ar.
home 1_resize